Características generales de niños de altas capacidades

Los niños de altas capacidades son una población muy heterogénea, por lo que intentar elaborar un listado de características propias es complejo. Estos niños no sólo se explican por un alto cociente intelectual sino porque es una conjunción entre la inteligencia, la creatividad, la implicación en la tarea, etc...

Son aquellos alumnos que tienen capacidades superiores a los normales o a las esperadas para su edad y condición en una o varias áreas de la conducta humana. La condición necesaria para el diagnóstico es tener un CI total de 130 o más, además de esta son muchas las características, no siempre comprobadas, atribuidas a los niños y niñas superdotados: 

  • Aprenden con rapidez y facilidad cuando están interesados. 
  • Tienen una destreza superior a la media para resolver problemas. Utilizan el conocimiento adquirido y las destrezas de razonamiento para resolver problemas complejos  teóricos y prácticos. 
  • Incorporan al lenguaje oral un vocabulario avanzado, que utilizan con una compleja estructura lingüística. 
  • Comprenden de modo excepcional ideas complejas y/o abstractas. 
  • Manipulan notablemente símbolos e ideas abstractas, incluyendo la percepción y manejo de las relaciones entre ideas, sucesos y/o personas. 
  • Formulan principios y generalizaciones gracias a la transferencia de aprendizajes. 
  • Poseen un comportamiento sumamente creativo en la producción de ideas, objetos y/o soluciones. 
  • Tienen un interés profundo y, a veces, apasionado en alguna área de investigación intelectual. 
  • Demuestran iniciativa para seguir proyectos ajenos. Pueden elaborar hobbies según su propia elección.
  • Manifiestan una excepcional capacidad para el aprendizaje autodirigido, aunque posiblemente sólo en actividades  extraescolares. 
  • Muestran independencia en el pensamiento, una tendencia hacia la no conformidad. 
  • Tienden a ser perfeccionistas, intensamente autocríticos y aspiran a niveles elevados de rendimiento; desean sobresalir. 
  • Poseen una gran sensibilidad y consistencia con respecto a sí mismo y a los otros, a los problemas del mundo y a las cuestiones morales; pueden resultar intolerantes con la debilidad humana.

Aunque todos los niños de altas capacidades no son homogéneos en sus características, presentamos una serie de ellas que tienen que ver con su forma de enfrentarse a la tarea y que es importante tener en cuenta en el aula a la hora de trabajar con ellos: 

  • Memoria de trabajo: las personas con altas capacidades parece ser que pueden mantener muchos elementos, por lo tanto son buenos almacenando conjuntos de respuestas para resolver bien un ítem.
  • Flexibilidad: en diversos estudios se ha comprobado que los niños con altas capacidades obtienen niveles muy por encima de la media, estableciendo además una alta correlación entre la ejecución en esta tarea y en la memoria de trabajo. 
  • Autorregulación: generalmente este alumnado controla mejor su respuesta ante las condiciones de distracción en comparación con niños y niñas de inteligencia normal. 
  • Potencial de aprendizaje: algunas investigaciones han demostrado que los niños y niñas de altas capacidades no sólo tienen altas capacidades, sino que también poseen un alto potencial de aprendizaje en distintas tareas que miden habilidades diferentes entre sí. 
  • Creatividad: es necesario para el alumnado de altas capacidades, que el currículo educativo le ofrezca la oportunidad de plasmar los aprendizajes de manera creativa, utilizar la fantasía, el sentido del humor...
  • Discronía: muchos niños de altas capacidades pueden tener un desarrollo diferente entre su parte intelectual y entre otras áreas. 

Mediante una buena intervención psicológica, orientada a las necesidades de cada sujeto, es posible encaminar el futuro de estos niños.  

Centro de orientación y tratamiento psicológico, escolar y familiar

Contacto

info@centrozubikoapsicologos.com