Dislexia; el trastorno oculto entre las letras

Una de las dificultades de aprendizaje de la lectura y de la escritura más común hoy en día es la Dislexia. La dislexia es un trastorno del neurodesarrollo que afecta aproximadamente 1 de cada 10 niños, estos niños no presentan ningún hándicap físico, psíquico ni sociocultural. 

La dislexia es un problema con la precisión y fluidez a la hora de leer. Es una lectura que se caracteriza por las omisiones, sustituciones, distorsiones, inversiones o adicciones, lentitud, vacilaciones, problemas de seguimiento visual y déficit en la comprensión. Suelen presentar dificultades a la hora de responder a preguntas de algo sobre el que han leído. Pero, cuando se les lee en voz alta, estas dificultades pueden desaparece. Podemos decir que está alterado alguno de los procesos cognitivos intermedios entre la recepción de la información y la elaboración del significado. 

Cabe destacar que no solo son los problemas de la lectura y de la escritura, los principales síntomas que presentan los niños con dislexia son los siguientes; problemas de comprensión, de atención y concentración, de memoria a corto plazo, en la velocidad de procesamiento, dificultades en matemáticas, de acceso al léxico, de lateralidad, dificultades en las nociones espacio-temporales, dificultades en la articulación y pronunciación de las palabras, problemas en la discriminación auditiva, cambian el orden e invierten los números y/o las letras, dificultades para seguir instrucciones y aprender rutinas, dificultades a la hora de organizar sus pensamientos, problemas de equilibrio y dificultades para seguir instrucciones y aprender rutinas. 

La dislexia infantil puede ser detectable en la etapa de preescolar y persiste durante la infancia, adolescencia e incluso es posible que se mantenga a lo largo de la edad adulta. 

Generalmente suele reconocerse porque los niños con dislexia suelen empezar a hablar bastante tarde, su nivel de comprensión oral y su vocabulario es inferior a la media de los niños de su edad, muchas veces confunden palabras fonéticamente similares y en su escritura intercambian letras gráficamente parecidas también presentan aparente falta de atención y concentración. La falta de concentración se debe a que el niño necesita desempeñar un esfuerzo muy intenso en la tarea, esto provoca que se cansen y empiecen a distraerse y a resistirse a este tipo de tareas. 

Aunque la sintomatología que presenta los niños con dislexia suele ser común, existen diferentes tipos de dislexia y se desarrollan de forma muy diferente según el niño al que le afecte. La primera distinción que encontramos es dislexia evolutivas vs dislexia adquirida. 

La dislexia adquirida, se produce debido a una lesión cerebral concreta, en la dislexia evolutiva en cambio no hay ninguna lesión cerebral, está es la más común en el ámbito escolar. 

Sí clasificamos la dislexia según los síntomas predominantes podemos clasificarlo en ; 

  • Dislexia Fonológica o indirecta; el problema radica en el mal funcionamiento de la ruta fonológica. Se realiza una lectura visual y deduce en vez de leer. Los niños con este tipo de dislexia pueden leer las palabras familiares, pero les resulta difícil leer palabras desconocidas, palabras largas o pseudopalabras. 
  • Dislexia Superficial; suele ser lo más común. Los niños leen utilizando la ruta fonológica. El trastorno se encuentra en el funcionamiento visual. Estos niños no tienen problemas para leer palabras regulares, pero si para leer palabras irregulares. Suelen cometer errores de omisión, adicción o sustitución de letras y suelen confundir palabras homófonas.
  • Dislexia Mixta o profunda; es la más grave, ya que se caracteriza por dificultades en los dos tipos de procesamiento de la lectura. Ambas rutas, fonológica y visual, están dañadas, por lo que se producen tanto errores semánticos como visuales. 

Muchos os preguntáis sí la dislexia tiene cura o no. Debemos recalcar, que la es un trastorno crónico, lo más importante es que se realice una detección temprana, para realizar una buena intervención. Para mejorar dichas dificultades y así dotar a los niños de las herramientas necesarias para que se adapten lo mejor posible al proceso de aprendizaje. 

Estos niños necesitan trabajar el proceso lecto-escritor con más intensidad y con diferentes métodos adaptados a sus dificultades para llegar a mejorar su proceso lecto-escritor. 

Centro de orientación y tratamiento psicológico, escolar y familiar

Contacto

info@centrozubikoapsicologos.com