Las funciones ejecutivas en nuestra vida

Las funciones ejecutivas son actividades mentales complejas necesarias para la consecución de una meta. Tienen su localización en el lóbulo frontal, y son los que dirigen nuestra conducta (autorregulación) y nuestra actividad cognitiva y emocional para adaptarse al entorno y a la consecución de dichas metas. 

Esta capacidad es específica del ser humano, el resto de las especies reaccionan de manera automática a los estímulos ambientales. Nosotros los seres humanos somos capaces de resolver situaciones complejas, novedosas, que requieren una planificación exhausta de la conducta a realizar. 

Las funciones ejecutivas son complejas, están compuestas por diferentes procesos: 

  • Memoria de trabajo: es la capacidad de almacenamiento temporal de la información y de su procesamiento. Durante un periodo de tiempo la información recibida permanece disponible para su uso. 
  • Planificación:  es la capacidad de generar objetivos, desarrollar planes de acción para la consecución de las metas, partiendo de la anticipación de las consecuencias. 
  • Razonamiento: es la capacidad que nos permite resolver problemas de manera consciente estableciendo relaciones causales entre ellos. 
  • Flexibilidad: es la habilidad que nos permite realizar cambios en algo que ya estaba planeado, para poder adaptarnos a las circunstancias de nuestro entorno. 
  • Inhibición: es la capacidad de ignorar los impulsos o la información irrelevante, pueden ser tanto internas como externas. 
  • Fijación de metas: es la habilidad que nos permite teniendo en cuenta nuestra motivación como invertir nuestras energías y hacia donde dirigir nuestra conducta. 
  • Toma de decisiones: es la elección que se realiza entre varias alternativas en función de nuestras necesidades, teniendo en cuenta siempre los resultados y las consecuencias de todas las opciones. 
  • Iniciación y finalización de las tareas: es la capacidad de calcular cuando iniciar la conducta y el paso del tiempo y la duración de un suceso actividad para su adecuada finalización. 
  • Anticipación: es la capacidad que nos permite visualizar de antemano los resultados de una acción y/o sus consecuencias. 
  • Ejecución dual: capacidad de realizar dos tareas distintas al mismo tiempo manteniendo la atención a ambas de manera constante. 

Muchas niñ@s y adultos presEntan dificultades en alguno o en varios de los procesos anteriormente citados, provocando importantes problemas. Un ejemplo claro de alteraciones en las funciones ejecutivas podemos observarlo en personas con TDAH. Las principales dificultades que presentan son; en la iniciación de la tarea, en la capacidad de inhibición, en la planificación y en la memoria de trabajo. 

En la vida adulta, podemos observar alteraciones en las funciones ejecutivas tanto en ACV como en demencias, además de las enfermedades relacionadas con el cerebro. 

Es importante realizar una buena valoración de dichas funciones utilizando diferentes tareas para cada proceso, así poder detallar las alteraciones para una posterior intervención eficaz. 

Centro de orientación y tratamiento psicológico, escolar y familiar

Contacto

info@centrozubikoapsicologos.com